SALA
sala

EL TEATRO

Una obra en sí mismo. El Lola Membrives se inauguró en 1914 y se convirtió en un teatro emblemático de calle Corrientes. Solo basta que caiga un poco la noche para que la ciudad se vista de neón y su marquesina brille en el centro porteño.

La fachada de estilo neorrenacentista italiano, representativo del eclecticismo arquitectónico presente en aquella época en Buenos Aires, se destaca por sus imponentes ventanales coronados por arcos de medio punto en el piso superior y decoradas con coloridos vitraux de época, que se repiten en puertas y ventanas.

A la entrada, conquista el bellísimo foyer con pisos de mármol y elegante boisserie. La sala en herradura, como en los clásicos teatros italianos, posee una cúpula abovedada iluminada. La obra fue realizada por el arquitecto Enquin y es motivo de orgullo en una de las capitales culturales más grandes del mundo.

Bienvenido a un teatro con historia. Bienvenido al Lola.



LA SALA

Toda una Experiencia. Pasos que apenas retumban sobre los pisos de impecable alfombra. Cientos de espectadores ubicándose en sus butacas recubiertas de pana. Y el estilo que perdura a pesar de los años.


Atravesar el hall, con sus enormes arañas. Detenerse en cada detalle de la barra con boisserie y las dos grandes escaleras que comunican con los distintos pisos: platea baja, platea alta y pullman.


Entrar en nuestra sala es rodearse de una atmósfera única. Un ambiente preparado para que disfrutes de una manera especial la experiencia de ver teatro. Dueña de aplausos cautivos, aguarda por un público de pie.


Preparate. La función va a comenzar.